Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
20 junio 2010 7 20 /06 /junio /2010 21:05

Un protón es una parte infinitesimal de un átomo, que es en sí mismo, por supuesto, una cosa insustancial. Los protones son tan pequeños que una pizquita de tinta, como el punto de esta «i», puede contener unos 500.000 millones de ellos,

 

 

 

Ahora, imagínate, si puedes (no puedes), que aprietas uno de esos protones hasta reducirlo a una milmillonésima parte de su tamaño normal en un espacio tan pequeño que un protón pareciese enorme a su lado. Introduce después, en ese minúsculo espacio, un kilo de materia. Muy bien. Ya estás en condiciones de poner un universo en marcha.

 

 

 

Estoy dando por supuesto, obviamente, que lo que quieres construir es un universo inflacionario. Si en vez de eso prefirieses construir un universo clásico más anticuado, tipo Gran Explosión, necesitarías materiales suplementarios. Necesitarías, en realidad, agrupar todo lo que hay (hasta la última mota y partícula de materia desde aquí hasta el límite de la creación) y apretarlo hasta reducirlo a un punto tan infinitesimalmente compacto que no tuviese absolutamente ninguna dimensión. A eso es a lo que se llama una singularidad.

 

 

 

En cualquier caso, prepárate para una explosión grande de verdad. Querrás retirarte a un lugar seguro para observar el espectáculo. Por desgracia, no hay ningún lugar al que retirarse, porque no hay ningún lugar fuera de la singularidad. Cuando el universo empiece a expandirse, no lo hará para llenar un vacío mayor que él. El único espacio que existe es el que va creando al expandirse.

 

 

 

La singularidad no tiene nada a su alrededor, no hay espacio que pueda ocupar ni lugar. Ni siquiera cabe preguntar cuánto tiempo ha estado allí. El tiempo no existe. No hay ningún pasado del que surja.

 

 

 

Y así, partiendo de la nada, se inicia nuestro universo.

 

 

 

En una sola palpitación cegadora, demasiado rápido y expansivo para que pueda expresarse con palabras, la singularidad adquiere dimensiones celestiales,

 

 

 

un segundo y se produce la gravedad y las demás fuerzas que gobiernan la física. En menos de un minuto, el universo tiene un millón de miles de millones de kilómetros de anchura y sigue creciendo rápido. Hace ya mucho calor, 10.000 millones de grados, suficiente para que se inicien las reacciones nucleares que crean los elementos más ligeros, hidrógeno y helio principalmente, con un poquito de litio (un átomo de cada 100 millones). En tres minutos se ha producido el 98% de toda la materia que hay o que llegará a haber. Tenemos un universo. Y se ha hecho todo en el tiempo que que Dios ha tardado en hacerse un bocadillo.

 

 

 

Aunque todo el mundo la llama la Gran Explosión, no debemos concebirla como una explosión en el sentido convencional. Fue, más bien, una expansión vasta y súbita, a una escala descomunal. ¿Qué la provocó?

 

 

 

Hay quien piensa que quizá la singularidad fuese la reliquia de un universo anterior que se había colapsado, que el nuestro es sólo uno de los universos de un eterno ciclo de expansión y colapso. Otros atribuyen la Gran Explosión a lo que denominan «falso vacío», «campo escalar» o «energía de vacío», cierta cualidad o cosa, en realidad, que introdujo una medida de inestabilidad en la nada que existía. Parece imposible que se pueda sacar algo de la nada, pero el hecho de que una vez no había nada y ahora hay un universo constituye una prueba evidente de que se puede. Es posible que nuestro universo sea simplemente parte de muchos universos mayores, algunos de diferentes dimensiones, y que estén produciéndose continuamente y en todos los lugares grandes explosiones. También es posible que el espacio y el tiempo tuviesen otras formas completamente distintas antes de la Gran Explosión —formas demasiado extrañas para que podamos concebirlas— y que la Gran Explosión represente una especie de fase de transición, en que el universo pasó de una forma que no podemos entender a una forma que casi comprendemos.

 

 

 

(Estas cuestiones están muy próximas a las cuestiones religiosas ya que no son concebibles por nuestra mente de forma analítica, sin reconocer que existen estados que no se rigen por las leyes de la fisica a los que nunca podremos acceder  [Nada que ver con señores con barbas que disfrutan desde sus palcos celestiales la epopeya de la humanidad]),

 

 

 

La teoría de la Gran Explosión no trata de la explosión propiamente dicha, sino de lo que sucedió después de la explosión. Aplicando en gran medida las matemáticas y observando detenidamente lo que sucede en los aceleradores de partículas, los científicos creen que pueden retroceder hasta 0,0000000000000000000000000000000000000000001 segundos (10-43) cuando el universo era aún tan pequeño que habría hecho falta un microscopio para localizarlo.

 

La teoría de la inflación, sostiene que el universo experimentó una expansión súbita. Se hinchó, duplicando su tamaño cada 10-34 segundos. El episodio completo tal vez no durase más de 10-30 segundos, pero modificó el universo, haciéndolo pasar de algo que podías tener en la mano a algo como mínimo 10000.000.000.000.000.000.000.000 veces mayor. La teoría de la inflación explica las ondas y los remolinos que hacen posible nuestro universo. Sin ello, no habría aglutinaciones de materia y, por tanto, no existirían las estrellas, sólo gas a la deriva y oscuridad eterna.

 

Surgió la gravedad, el electromagnetismo y las fuerzas nucleares fuerte y débil, (la materia de la física). Un instante después se les unieron montones de partículas elementales, (la materia de la materia). De no haber nada en absoluto, se pasó a haber de pronto enjambres de fotones, protones, electrones, neutrones y mucho más..., en un solo instante retumbante, pasamos a estar dotados de un universo que era enorme (un mínimo de 100.000 millones de años luz de amplitud, pero posiblemente cualquier tamaño a partir de ahí hasta el infinito).

 

La cosa resultó bien para nosotros. Si el universo se hubiese formado de un modo sólo un poquito diferente (Si la gravedad fuese una fracción más fuerte o más débil, si la expansión hubiese sido sólo un poco más lenta o más rápida), nunca podría haber habido elementos estables para hacernos a ti, a mí y el suelo en que nos apoyamos. Si la gravedad hubiese sido una pizca más fuerte, el propio universo podría haber colapsado como una tienda de campaña mal montada al no tener con exactitud los valores adecuados para proporcionar las dimensiones, la densidad y los elementos necesarios. Y si hubiese sido más débil, no habría llegado a fusionarse en absoluto. El universo se habría mantenido eternamente vacío e inerte, desparramado.

 

Puede haber habido muchas otras grandes explosiones, tal vez trillones y trillones de ellas, esparcidas a lo largo y ancho de la imponente extensión de la eternidad, y que la razón de que existamos en esta concreta es que es una en la que podíamos existir.

 

 

 

Nuestro universo es simplemente una de esas cosas que pasan de cuando en cuando. Aunque la creación de un universo sea muy improbable, nadie ha contado los intentos fallidos.

  

 

 

INFINITO

Hay muchos universos, quizás un número infinito, cada uno con atributos distintos, en combinaciones distintas, y  nosotros simplemente vivimos en uno que combina las cosas de manera tal que nos permite existir en él. Para que el universo exista como existe, hace falta que el hidrógeno se convierta en helio de un modo preciso pero majestuoso en comparación (específicamente, convirtiendo siete milésimas de su masa en energía). Con un descenso muy leve de ese valor (de 0,007% a 0,006%, por ejemplo) no se producirá ninguna transformación. El universo consistiría en hidrógeno y nada más. Si se eleva el valor muy ligeramente (hasta un 0,008%), los enlaces serían tan desmedidamente prolíficos que haría ya mucho tiempo que se habría agotado el hidrógeno. En cualquiera de los dos casos, bastaría dar un pellizco insignificante a los números del universo tal como lo conocemos y necesitamos y el universo no existiría.

 

A la larga, la gravedad puede llegar a ser un poquito demasiado fuerte; un día se puede detener la expansión del universo y éste puede colapsar sobre sí mismo, hasta reducirse a otra singularidad, posiblemente para iniciar de nuevo todo el proceso. Por otra parte, puede ser demasiado débil, en cuyo caso el universo seguirá alejándose eternamente, hasta que todo esté tan separado que no haya ninguna posibilidad de interacciones materiales, de forma que el universo se convierta en un lugar muy espacioso pero inerte y muerto. La tercera opción es que la gravedad se mantenga en su punto justo («densidad crítica» es el término que emplean los cosmólogos) y que mantenga unido el universo exactamente con las dimensiones adecuadas para permitir que todo siga así indefinidamente. Algunos cosmólogos llaman a este fenómeno el «efecto Ricitos de Oro», que significa que todo es exactamente como debe ser. (Diré, para que conste, que estos tres universos posibles se denominan, respectivamente, cerrado, abierto y plano.)

 

¿Qué pasaría si viajases hasta el borde del universo y asomases la cabeza?, ¿dónde estarías si no estabas ya en el universo? y ¿qué verías más allá? La respuesta es decepcionante: aunque viajases y viajases hacia fuera en línea recta, indefinida y obstinadamente, nunca verías una frontera exterior. En vez de eso, volverías adonde empezaste —momento en que es de suponer que perderías el ánimo y renunciarías a seguir. El espacio se curva, en realidad, de un modo que le permite no tener límites pero ser al mismo tiempo finito. Ni siquiera podemos decir propiamente que se esté expandiendo, porque, los sistemas solares y las galaxias no se están expandiendo, y el espacio no se está expandiendo. Lo que sucede es más bien que las galaxias se apartan unas de otras. Esta claro que el universo no sólo es más raro de lo que suponemos. Es más raro de lo que podemos suponer.

 

 

Así como no hay ningún lugar en el que se pueda encontrar el borde del universo, tampoco hay ninguno en cuyo centro podamos plantarnos y decir: «Aquí es donde empezó todo.

 

 

 

Para nosotros, el universo sólo llega hasta donde ha viajado la luz en los miles de millones de años transcurridos desde que se formó. Es el universo que conocemos y del que podemos hablar). El metauniverso, es enormemente más amplio. El número de años luz que hay hasta el borde de ese universo mayor y no visto se escribiría no con 10 ceros, ni siquiera con un centenar, sino con millones. Hay más espacio del qué se puede imaginar sin necesidad de plantearse el problema de intentar divisar un más allá suplementario.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Franborg - en Para SABER
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de franborg
  • El blog de franborg
  • : Articulos de Opiniòn, en ocasiones recopilados en la red y recombinados para que se adapten a mis necesidades de expresión.
  • Contacto

Malaak el Guru

¿Tu que dices?

El titulo del articulo no tiene relación con el contenido? 

  •  

    La ignorancia es atrevida.  ¿Hay alguien por hay que me pueda hacer mas prudente?

     

    ¿Consideras que estoy equivocado?

     

    El que tiene boca se equivoca.

     

    Rectificar es de sabios.

     

    Donde dije Diego quise decir Rodrigo

     

    ¿Consideras que te he faltado al respeto?  Mira dentro de ti si y lo ves todo claro te pido perdón.

     

    La mentira es fácil de encontrar  ¿Alguien sabe donde anda la verdad?

     

    Si estas de acuerdo en todo lo que digo debes  leer con más atención o que mi conciencia se ha apoderado de ti.

     

    ¿Si sabes tanto por que no me lo cuentas?

  •  

    El titulo del articulo no tiene relación con el contenido? 

     

    La ignorancia es atrevida.  ¿Hay alguien por hay que me pueda hacer mas prudente?

     

    ¿Consideras que estoy equivocado?

     

    El que tiene boca se equivoca.

     

    Rectificar es de sabios.

     

    Donde dije Diego quise decir Rodrigo

     

    ¿Consideras que te he faltado al respeto?  Mira dentro de ti si y lo ves todo claro te pido perdón.

     

    La mentira es fácil de encontrar  ¿Alguien sabe donde anda la verdad?

     

    Si estas de acuerdo en todo lo que digo debes  leer con más atención o que mi conciencia se ha apoderado de ti.

     

    ¿Si sabes tanto por que no me lo cuentas?

Lee la Kaaba.

Kaaba es un puzzle de artículos próximo al concepto de la noetica, expuestos de forma novelada. Es una guia espiritual para el nuevo ciclo cosmogonico que en breve empezara .

 

¿Tal Vez la base para una nueva religión?

 

El propósito de esta Escritura es renovar  revelaciones anteriores y restaurar la verdad, despertar la conciencia e iluminar la mente de los hombres.

De nuevo Dios se revela en la forma de un hombre corriente para enseñar a todos los hombres, instruidos y no instruidos, su auténtico mensaje.

Este Libro es único. Su orden y contenido no es comparable con nada antes escrito. La autenticidad de la revelación gradual de sus pasajes responden a los planes y la voluntad del Creador,

Kaaba (Ultima Edición

Mis Visitas

Locations of visitors to this page

interes

 

 

Contador de Visitas

Estadisticas