Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
30 mayo 2010 7 30 /05 /mayo /2010 12:35

 

ROP106Madame-Butterfly-FANNY JEM WONG Posters.jpg Poemas imagen jemwongEn un pintoresco paisaje japonés, el casamentero Goro enseña al oficial de marina Pinkerton la casita que éste piensa adquirir «por 99 años», con posibilidad de rescindir el contrato en cualquier momento. También ha obtenido a una joven, una geisha de quince años, de Nagasaki, para celebrar con ella, que lo ama sinceramente, un simulacro de «matrimonio», antes de volver a su patria. El cónsul de su país le desaconseja la aventura, que sólo podrá causar dolor y sufrimiento a la inocente y encantadora «Butterfly». Sin embargo, Pinkerton no sigue su consejo. Levanta la copa para hacer un brindis, que comienza con las notas del himno nacional estadounidense. El cortejo que acompaña a la novia sube la colina; Puccini utiliza la escala fundamental (Do-Re-Mi-Fa sostenido-Sol sostenido-La sostenido-Do) y los «acordes aumentados» que se derivan de ella (por ejemplo Do-Mi-Sol sostenido), que transmiten una sensación de exotismo y que particularmente en el dúo de amor que sigue producen un bellísimo efecto.

La boda se celebra según la costumbre del país. Pinkerton sigue la ceremonia con humor. Cio-Cio-San está presente con toda su alma. Ama al joven oficial de marina con todas las fuerzas de su corazón incauto. Le habla de su familia, de su padre, un alto dignatario del Mikado, que se hizo el harakiri cuando cayó en desgracia. A lo lejos se oye la voz del tío Bonze, a quien Cio-Cio-San maldice porque se convirtió al cristianismo. Pinkerton no lo sabía; lentamente reconoce con cuánto amor depende de él aquella criatura encantadora. Cae la noche, un amplio cielo lleno de estrellas pende sobre las luces de la ciudad del valle, sobre la bahía llena de barcos, sobre la pequeña casa en cuyo jardín la joven japonesa y el oficial extranjero cantan su amor en un gran dúo, muy melodioso.

Han transcurrido tres años. Pinkerton está ausente desde hace mucho; ha prometido volver. Butterfly se imagina la alegría del oficial no sólo cuando la encuentre, sino también cuando conozca a su pequeño hijo, de cuya existencia no tiene el hombre la menor sospecha. Sólo la fiel Suzuki llora y reza sin descanso. Sospecha la cruel traición. Cio-Cio-San en cambio sólo piensa en el día feliz en que la nave de Pinkerton vuelva a entrar en la bahía de Nagasaki. ¿Bajará corriendo la colina para arrojarse en sus brazos? ¿O se ocultará para sorprenderlo, pero también para no morir de alegría ante el inesperado reencuentro? Con fe inconmovible se aferra a esta imagen, a la que Puccini ha dado una forma musical conmovedora en un aria grandiosa: «Un bel di vedremo...». Llega el cónsul Sharpless de visita. Madama Butterfly lo recibe con educación occidental. Se queja de Goro, que la abruma con propuestas matrimoniales; ¡como si no supiera que está felizmente casada con Pinkerton! Sharpless suspira: está allí para cumplir una triste misión. Ha recibido una carta de Pinkerton. Antes de que pueda decir nada sobre su contenido, Cio-Cio-San le arrebata el sobre y lo cubre de ardientes besos. Y de todo lo que el cónsul comienza a decir cuidadosamente, sólo entiende una cosa: que Pinkerton va camino de Nagasaki. Sharpless no puede seguir leyendo. Butterfly lo agobia a preguntas, está llena de impaciente alegría. Y saber que el oficial se ha casado con una norteamericana que lo acompaña en aquel viaje habría matado a la «pequeña señora mariposa». Sharpless sólo acierta a preguntarle qué haría si Pinkerton no regresara con ella. La japonesa responde tristemente: sólo le quedan dos caminos: ser geisha como antes o morir. El cónsul le aconseja casarse con el rico príncipe Yamadori, que ha pedido su mano. Entonces se da cuenta de que ha herido profundamente a Butterfly. La joven corre a su habitación y vuelve con un niño rubio. ¿Podría olvidarla Pinkerton? ¿Y su hijo? Sharpless, profundamente conmovido, pregunta por el nombre del niño. Se llamará «Dolor» mientras su padre esté ausente; luego, cuando haya regresado su padre, se llamará «Alegría». El cónsul se despide; Cio-Cio-San queda abatida. Pero no quiere dejar de creer. Entonces suena un disparo de cañón en el puerto. Butterfly y Suzuki ven aproximarse una blanca nave, tal como la pequeña japonesa se la ha imaginado miles de veces. La bandera tachonada de estrellas flamea en el cielo azul. ¡Es el Abraham Lincoln, su barco! Desaparece el abatimiento, el corazón de Butterfly late con júbilo. Recoge todas las flores de los cerezos y las desparrama con Suzuki por la habitación, para el recibimiento. La casa debe estar adornada tan festivamente como durante la lejana noche de bodas.

Y esperan impacientes, miran hacia la bahía. En la ciudad se encienden las primeras luces. Pasan las horas. Suzuki se duerme y también el niño está dormido hace rato. Sólo Butterfly está en pie y mira en la dirección por la que ha de aparecer Pinkerton. Suenan melodías del primer acto, acordes tiernos, recuerdos. La noche de verano japonesa es suave y tibia. En algún lugar lejano suena el nostálgico murmullo de un coro.

Cuando amanece y despierta Suzuki, Cio-Cio-San se deja convencer y duerme un rato. La criada la despertará cuando llegue Pinkerton. Poco después aparece el oficial al lado del cónsul y se acerca a la casa. Suzuki ve que hay una señora extranjera en el jardín y sospecha. Sharpless lo confirma todo: es la esposa de Pinkerton. Suzuki rompe a llorar. ¿Cómo se lo dirá a su señora? Pinkerton siente remordimientos; con palabras conmovidas se despide de la casita en la que gozó de una breve felicidad y en la que destruyó una vida.

Butterfly ha despertado. Advierte la presencia del cónsul. Todavía tiene esperanzas de que aparezca Pinkerton para rodearla con sus brazos, aunque tal vez esté escondido para darle una sorpresa. Pero ve a la extranjera y a Suzuki, que no puede hablar a causa de las lágrimas. Cio-Cio-San se domina con un esfuerzo supremo, sólo quiere que le respondan a dos preguntas: ¿Pinkerton vive? Sí. ¿Y volverá con ella? Nunca. Butterfly comprende. Ha ido a llevarse al niño. Llena de dignidad, sale al encuentro de Kate, la esposa «legal» de Pinkerton. Luego desea que la dejen sola. Reza al dios de sus antepasados, contempla durante un rato el puñal de su padre. En el puñal está grabado: «Muera dignamente quien no pueda seguir viviendo con dignidad». Suzuki debe llevarle el niño, del que se despide de manera conmovedora. Y se clava el puñal. Oye la voz de Pinkerton que la llama, tal como ha imaginado innumerables veces. Pero sus fuerzas ya no bastan para llegar hasta él.

 

 

 

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Franborg - en MUSICA
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de franborg
  • El blog de franborg
  • : Articulos de Opiniòn, en ocasiones recopilados en la red y recombinados para que se adapten a mis necesidades de expresión.
  • Contacto

Malaak el Guru

¿Tu que dices?

El titulo del articulo no tiene relación con el contenido? 

  •  

    La ignorancia es atrevida.  ¿Hay alguien por hay que me pueda hacer mas prudente?

     

    ¿Consideras que estoy equivocado?

     

    El que tiene boca se equivoca.

     

    Rectificar es de sabios.

     

    Donde dije Diego quise decir Rodrigo

     

    ¿Consideras que te he faltado al respeto?  Mira dentro de ti si y lo ves todo claro te pido perdón.

     

    La mentira es fácil de encontrar  ¿Alguien sabe donde anda la verdad?

     

    Si estas de acuerdo en todo lo que digo debes  leer con más atención o que mi conciencia se ha apoderado de ti.

     

    ¿Si sabes tanto por que no me lo cuentas?

  •  

    El titulo del articulo no tiene relación con el contenido? 

     

    La ignorancia es atrevida.  ¿Hay alguien por hay que me pueda hacer mas prudente?

     

    ¿Consideras que estoy equivocado?

     

    El que tiene boca se equivoca.

     

    Rectificar es de sabios.

     

    Donde dije Diego quise decir Rodrigo

     

    ¿Consideras que te he faltado al respeto?  Mira dentro de ti si y lo ves todo claro te pido perdón.

     

    La mentira es fácil de encontrar  ¿Alguien sabe donde anda la verdad?

     

    Si estas de acuerdo en todo lo que digo debes  leer con más atención o que mi conciencia se ha apoderado de ti.

     

    ¿Si sabes tanto por que no me lo cuentas?

Lee la Kaaba.

Kaaba es un puzzle de artículos próximo al concepto de la noetica, expuestos de forma novelada. Es una guia espiritual para el nuevo ciclo cosmogonico que en breve empezara .

 

¿Tal Vez la base para una nueva religión?

 

El propósito de esta Escritura es renovar  revelaciones anteriores y restaurar la verdad, despertar la conciencia e iluminar la mente de los hombres.

De nuevo Dios se revela en la forma de un hombre corriente para enseñar a todos los hombres, instruidos y no instruidos, su auténtico mensaje.

Este Libro es único. Su orden y contenido no es comparable con nada antes escrito. La autenticidad de la revelación gradual de sus pasajes responden a los planes y la voluntad del Creador,

Kaaba (Ultima Edición

Mis Visitas

Locations of visitors to this page

interes

 

 

Contador de Visitas

Estadisticas