Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
17 noviembre 2010 3 17 /11 /noviembre /2010 20:17

Adolf Hitler cuenta en su autobiografía que prefería dar sus discursos después de que su audiencia acabara de comer.t Creía que era el momento mas apropiado para que el pueblo aceptara sus ideas sin oponer una excesiva resistencia psicológica.

 Una de las características básicas de la propaganda, es conseguir que el receptor del mensaje que se quiere transmitir no ofrezca resistencia, para  que el mensaje sea aceptado y en consecuencia el receptor acceda a pensar y a obrar, siguiendo las consignas ideológicas que el que emite el mensaje quiere transmitirle. En la actualidad es más efectivo lanzar una campaña de publicidad que elimine previamente la posible resistencia que los destinatarios de un mensaje podrían oponer antes de que éste sea transmitido.
 Podríamos definir la propaganda como una forma sistemática de persuasión intencional que intenta influenciar las emociones, actitudes, creencias, valores y acciones de una audiencia determinada, con propósitos ideológicos, políticos o meramente comerciales mediante la transmisión de mensajes unidireccionales utilizando los canales de comunicación de masas.
 La propaganda cuenta con un conjunto de técnicas, en su mayor parte basadas en investigaciones que ha hecho la psicología social desde la década de los ochenta del siglo pasado, destinadas a alterar las creencias de la audiencia a la que se dirige. Se pretende conseguir que la gente acabe adoptando una cierta forma de pensar, o una determinada actitud.
 
 Si yo logro dominar tu forma de pensar, puedo conseguir que pienses de tal modo que no ofrezcas resistencia a la hora de aceptar como verdadero el conjunto de creencias que quiero imponerte. Si domino tus creencias domino también tu voluntad, tengo el poder de hacer que hagas lo que yo quiero que hagas, puedo hacerte creer que haces lo que tú quieres hacer. Te hago mi esclavo, pero gracias al poder de mi propaganda no sólo no lo sabes, sino que además vives engañado creyendo que eres libre.
 
150.jpg
Un ejemplo que pone de manifiesto la eficacia de la propaganda: Edward L. Bernays en 1929  realizo una campaña en Mahantan para que las mujeres norteamericanas abandonaran los prejuicios que tenían en contra del tabaco. Antes de la campaña de Bernays la mayoría de las mujeres pensaban que fumar cigarrillos era propio de prostitutas o cabareteras, de manera que ninguna mujer que quisiera parecer decente podía perdonarse caer en esa práctica sin perder su reputación.
 
Bernays cambio esa actitud. Para lograrlo organizó una gran manifestación a la que llamó el desfile de la antorcha de la libertad, la idea era transmitir que cada vez que encendían un cigarrillo estaban encendiendo la antorcha de su liberación. Bernays logró sus propósitos, en menos de un año el consumo de cigarrillos se multiplicó por cuatro. Detrás de la campaña que montó Bernays se encontraba sin embargo un peculiar análisis psicoanalítico del hábito de fumar que le proporcionó su amigo el psicólogo A.A. Brill; por cierto,  sobrino de Sigmund Froíd.
Aunque suene a idiotez; según Brill el cigarrillo es fundamentalmente un símbolo fálico, es decir un signo de dominación masculino, si las mujeres quieren ser como los hombres deberían de aspirar a tener un falo, como no lo pueden tener el cigarrillo se convierte en el sustituto simbólico del miembro masculino. La idea que se quería transmitir es que si la mujer es como el hombre porque adquiere el símbolo masculino con el cigarrillo, entonces tienes los mismos derechos que él. Naturalmente nadie se hace libre porque fume, pero la vinculación entre sexualidad masculina, liberación femenina y fumar tiene el efecto psicológico de cambiar el conjunto de actitudes y creencias que en esa época mantenían las mujeres sobre el tabaco.
El que propaga el mensaje no tiene escrúpulos en utilizar cualquier medio que esté a su alcance para cambiar las actitudes de aquellos que se convierten en los receptores del mensaje que se fabrica. Da igual que se esté engañando al proclamar que las mujeres son más libres porque fuman, lo que realmente cuenta es que en primer lugar se cambie las creencias que impiden que una mujer fume, y después que acabe fumando.

La compañía de tabacos que pagó a Bernays hizo su agosto a costa de la salud de millones de mujeres que desde entonces empezaron a imitar la estupidez de los hombres, bajo la ilusión de que tenían sus mismos derechos civiles porque fumaban. 

 

smoking.jpgEs difícil de saber donde acaba la propaganda y donde comienza la manipulación. Es cierto que en algunas ocasiones ciertas campañas estatales como las que se organizan contra el consumo de drogas, la prevención de los accidentes de trafico o la protección contra la violencia doméstica pueden resultar efectivas, pero eso no deja de convertir al estado en el mayor agente y el más efectivo en la producción de mensajes propagandísticos, con un poder persuasivo del que nunca haya tenido en ningún otro período de la historia. Si tenemos en cuenta que el 60% de los españoles consume un promedio de tres horas y medias viendo TV, y que el 75% de las noticias relevantes para la política son trasmitidas por TV, es fácil percibir el inmenso poder de propaganda que puede tener el estado como creador de los mensajes dirigidos a cambiar las actitudes políticas de sus ciudadanos. Son mensajes unidireccionales, es decir que aquel que los crea no espera encontrar una respuesta al mensaje que emite por parte de sus destinatarios; una característica que acentúa el aspecto meramente pasivo de quien recibe los mensajes. La propaganda se centra sólo en cambiar la actitud de la audiencia y sus respuestas no son relevantes, más bien son sólo relevantes en la medida en que el creador del mensaje pueda controlar sus posibles reacciones.

 

La propaganda logra los objetivos que persigue evocando ciertas emociones al presentar relaciones completamente ilógicas entre objetos y conceptos (un cuerpo musculoso y un yogurt, comer chocolate y hacer el amor, la sensación de libertad y conducir un coche, la imagen de un político  una leyenda sobre-impresionada cuyo significado es contradictorio con su propia persona, eficacia, honradez, cumplimos nuestras palabras, nuevos tiempos, mirando hacia delante porque es mejor que no mires para atrás).

 

En otras ocasiones, la propaganda se sirve de la repetición para cambiar las actitudes de la audiencia. Cuanto más veces oiga un individuo un mismo mensaje, mayores serán las probabilidades de que al final acabe por aceptarlo, la intención es por una parte reforzar una idea por medio de la repetición, y por otra excluir la presencia de otros mensajes que puedan contradecirla. Esa es la técnica en la que se basa la mayor parte de los anuncios comerciales que aparecen en radio y TV. y a pesar de la notoria estupidez que demuestran, suelen ser altamente efectivos.

terrorismo-mediaticoSi tenemos en cuenta que el dinero que ingresan las tvs por publicidad suele rondar entre el 30 al 40% de su financiación, ¿sería factible imaginar que alguna de las TV que emiten los anuncios de estos empresarios emitiera alguna vez programas o reportajes que puedan poner en peligro los intereses de este grupo empresarial? Mas bien, ocurriría justamente lo contrario, nuestro grupo de empresario estaría encantado de patrocinar programas que tiendan en primer lugar a aumentar el nivel de estupidez de la gente y después, una vez que se haya conseguido una estupidez mas o menos generalizada (una vez que se hubiera conseguido el mismo estado de sopor que Hitler buscaba en su audiencia después de comer), someter a la audiencia a una despiadada campaña de publicidad comercial que haga multiplicar por 10 la venta de sus productos.

Si el estado se convierte en el mayor inversor de una TV, ¿qué razones habría para pensar que las TV públicas pudieran ofrecer alguna vez una información que ponga a prueba la legitimidad de las decisiones que toma el partido que se encuentre en ese momento?

 

Es posible que  la educación tal y como se imparte actualmente en los centros de educación  se puede considerar  como una forma de propaganda. No existe una diferencia sustancial entre propaganda y educación, la única diferencia significativa entre una y otra es que en la educación inculcamos aquellas conductas que queremos defender o nos parecen necesarias, mientras que en la propaganda podemos inculcar actitudes en las que no tenemos necesariamente que creer o que no nos parezcan buenas. Es cierto que la educación persigue inculcar valores, actitudes y un conjunto apropiado de creencias sociales y también es cierto que lo hace en ocasiones siguiendo procedimientos muy similares a los que emplean las compañías de relaciones públicas, los premios al mejor profesor, al alumno más brillante, al mejor expediente, a la mejor tesis, o los honores habituales con los que son galardonados los escritores famosos.

No se trata de engañar. Aun que  podamos estar equivocados al transmitir aquello que nos parece que es necesario para saber vivir como seres humanos. La educación requiere aprendizaje y una considerable aplicación tanto por los que enseñan como los que pretenden aprender. Contrariamente a lo que ocurre con la propaganda los destinatarios de la educación tienen el poder de no aceptarla, que es, lo que con más frecuencia suele ocurrir. Nos guste o no la propaganda cumple ciertos objetivos sociales que parecen legítimos.

 

Control social significa esencialmente capacidad para condicionar los procesos de formación de las creencias de una sociedad. El propósito de la propaganda está relacionado con la posibilidad de conseguir la máxima uniformidad en el comportamiento de la gente. Que todo el mundo piense lo mismo, que todo el mundo haga las mismas cosas y que todo el mundo reaccione ante las mismas cosas con las mismas actitudes.

Un buen propagandista sabe manipular las emociones de su audiencia y sus miedos para que acepten más fácilmente el mensaje que persigue inculcar.

Si la gente cree algo que es falso, se verá asaltada por la duda constante, y puesto que las dudas crean un estado subjetivo inquietante la gente estará dispuesta a creer todo aquello que se les diga para calmar su ansiedad. La mayoría de los mensajes políticos que fabrican los responsables del marketing político dirigido a los pensionistas se basan en esta técnica. Suele ser habitual que dos o tres meses antes celebrar eleccions la prensa publique noticias sobre la posibilidad de que los pensionistas pierdan su poder adquisitivo, para que después el político de turno gane unos cuantos votos calmando la ansiedad que ha despertado entre la gente de la tercera edad, una población particularmente sensible a este tipo de incertidumbres. El gobierno suele aparecer como el mejor fabricante de miedos que alarman a la población, con el objetivo de aparecer después como el mejor cualificado para remediarlo. Un ejemplo claro es el uso que se hace del terrorismo para inquietar a la población, 

 

Todo el mundo sabe que es una empresa difícil que un país democrático pueda declarar la guerra a otro sin que cuente con el apoyo mayoritario de su población. Lo que significa que en primer lugar la guerra se ha de presentar como algo que realmente no es; y en segundo lugar que la operación que se pretende llevar es moralmente legítima o se hace por nobles ideales. Ningún gobierno, o casi ninguno, tiene un Ministerio de la Guerra, como si la palabra no formara parte del vocabulario político, lo que tienen son Ministerios de defensa o Departamentos de defensa, porque nadie hace la guerra, sino que se defienden.

 

La administración norteamericana utilizó la expresión “defensa preventiva” para describir la decisión de atacar Irak sin previo aviso

 

El embargo que algunos países europeos y Estados Unidos impusieron a Irak en la década de los años noventa causó la muerte de medio millón de niños menores de cinco años, Como en otros casos, la propaganda política tuvo su efecto Cuando le preguntaron en 1996 en el programa de televisión 60 Minutos a Madeline Albright, que era por entonces la Secretaria de Estado de EEUU, si el medio millón de niños que habían muerto merecía la pena, declaró:

 

 “La decisión fue muy dura, pero merecía la pena el precio que tuvimos que pagar”.

 

El medio millón de niños menores de cinco años murieron porque los hospitales no podían contar con los medicamentos más elementales para salvar vidas, porque la propaganda oficial insistía en el peligro potencial que esos medicamentos tenían para producir con ellos armas químicas de destrucción masiva.  Ni Estados Unidos, ni Gran Bretaña, Ninguno de los países europeos que aprobaron el embargo han sido condenados por crímenes contra la humanidad. Nos podríamos imaginar las proporciones que hubiera tenido la misma declaración en la boca del Secretario de Estado de Corea del Norte, o de Hugo Chávez o del propio Sadam Hussein. Pero se trataba después de todo de medio millón de niños iraquíes, y era el precio que se tenía que pagar.

Que nuestro grado de indignación no alcance los mismos extremos que alcanzarían si se tratara en su lugar de niños británicos o alemanes o incluso españoles, tiene algo que ver con la eficacia de la propaganda política a la que, sin apenas percibirla, estamos implacablemente sometidos.

 

Las imágenes del ataque terrorista a las Torres Gemelas de Nueva York dieron la vuelta al mundo, incluso se han hecho numerosos documentales para la televisión y alguna que otra película en donde se mostraba el valor y el sacrificio del pueblo americano. Pero no se ha prodigado en imágenes y documentales el brutal bombardeo que causó la muerte de tres mil civiles afganos en venganza de los ataques del 11 de septiembre, a pesar de que era un hecho bien conocido que ningún afgano participó en el ataque de las torres gemelas. Como en el caso de los niños iraquíes menores de cinco años, los afganos supuestamente eran el precio que se tenía que pagar para demostrar al mundo que Estados Unidos sigue siendo el guardián de la paz mundial.

Ninguna de estas noticias aparecen en la prensa escrita de Estados Unidos ni Inglaterra, y los sucesos que describen son simplemente ignorados por la prensa internacional, su silencio constituye también una forma de propaganda internacional, una manera de mantener una actitud favorable hacia las cruzadas que se emprenden en nombre de la libertad y de la democracia.

 

El uso deliberado de la mentira tiene un alto grado de efectividad propagandística.

Cuando hablamos de técnicas de manipulación intelectual de lo que estamos hablando es del uso de estrategias propagandísticas para hacer que el mensaje resulte ampliamente aceptado procurando anular al mismo tiempo el nivel de resistencia psicológica que potencialmente podría oponer la audiencia al que se dirige. La idea es muy simple: idiotizar al máximo a la audiencia hasta que llegue a un nivel de sumisión psicológico que sea capaz de creer cualquier cosa que les diga. Exactamente lo mismo que pretendía lograr Hitler cuando aprovechaba la soñolencia de la sobremesa para implantar sus ideas en las cabezas dormidas de los que, sin darse del todo cuenta, lo estaban oyendo.

 

Las técnicas de manipulación intelectual se convierten en mecanismos altamente efectivos de control social cuando se encuentran entre las manos de los grandes creadores de mentiras ideológicas y doctrinarios sociales, es decir, en particular el Estado, los partidos políticos y casi todas las instituciones religiosas.

 

El fin que persiguen los órganos estatales de propaganda política, es el de anular tanto como sea posible nuestra capacidad de discusión racional para formarnos un juicio de acuerdo con la evidencia que disponemos y sin que nuestras decisiones sean manipuladas para cambiar nuestras actitudes en beneficio de los intereses gubernamentales. A esto se le llama en otras palabras “estupidez” y desde que Platón observó que era preciso sumir a la población en un engaño necesario para que así pueda ser más dócilmente gobernada, ha sido el fin principal de todos los gobiernos.

Un gobierno que sepa condicionar y manipular las creencias de sus ciudadanos es sobre todo un gobierno efectivo, aunque el precio que se tenga que pagar sea la implantación de una estupidez mental generalizada.

 

Como los psicólogos sociales saben, el miedo es una de las emociones más primitivas de la mente humana. Para la propaganda tiene un valor incalculable porque la gente es capaz de hacer bajo la sugestión que ejerce el miedo algunas cosas que no serían capaces de hacer si pensaran racionalmente. El miedo busca certidumbre y por consiguiente una audiencia altamente influenciable por el miedo anulará sus facultades racionales para buscar una solución inmediata a sus temores. El miedo agiliza la toma de decisiones y se está más receptivo a aceptar el mensaje, sobre todo si el político se presenta como el que asegura la solución de las inquietudes, que por otra parte nadie percibe que él mismo ha causado. 

 

Una de las técnicas favoritas de los dirigentes socialistas andaluces y extremeños es la que se conoce como la de presentarse como si fueran hombres ordinarios, ciudadanos de a pie como cualquier persona normal. La técnica consiste en acudir a los mítines políticos en mangas de camisa, o en cazadoras, nunca en chaqueta y con corbata, para dar la impresión de que son hombres normales porque visten como ellos, y la técnica funciona.

De nuevo la ilusión hace su efecto, lo mismo que lo hacía cuando las mujeres que pasearon con un cigarrillo en la boca creían que eran más libres por fumar.

Recientemente el presidente Rodríguez-Zapatero antes y después del último atentado mortal de ETA en el aeropuerto de Madrid se ha referido a los atentados de eta como “accidentes”, la cúpula propagandista del partido dijo que era un desliz, en realidad no lo era, o era un desliz deliberado con el propósito de cambiar la actitud social hacia el terrorismo de ETA y orientar la actitud de la ciudadanía hacia una posición más conciliadora con los terroristas, que ahora no causan atentados, sino simples accidentes, es decir actos no intencionales que provocan víctimas.

 

 El fin de la propaganda política sólo se encamina a lograr que los ciudadanos sean cada vez más dóciles y sumisos y a la par que sean más ignorantes de las cuestiones capitales políticas, bajo la impresión que la información que es suministrada por los órganos estatales es imparcial y adecuada. Lamentablemente lo están consiguiendo y en parte su éxito se debe al uso de las técnicas de manipulación para que desviemos nuestra atención y nos preocupemos más por consumir, por ejemplo, o de seguir las vidas de otras personas, los escándalos que elaboran las empresas de relaciones públicas para vender sus productos en la televisión, o el sospechosamente abusivo interés que se le da a los acontecimientos deportivos, que de entender específicamente las consecuencias directas que tienen para nuestras vidas las decisiones que presumiblemente aquellos toman en nuestro nombre.

 

En nuestro país los mayores agentes de creación de propaganda política son los partidos políticos y el gobierno. una institución  proporciona los datos sobre los que posteriormente se organizan la mayoría de las campañas de marketing político: el CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas), un órgano con la apariencia de imparcialidad, que de hecho funciona como una maquinaria solapada de manipulación política al servicio del partido político que esté en el gobierno, financiado por supuesto con dinero público. No es accidental que poco antes de la celebración de alguna elección el CIS publique la intención de voto de la población.

  jazztel.jpg

Por otra parte, si tenemos en cuenta que la composición de los consejos de dirección de la televisión nacional y de las autonómicas reproducen la regla de la mayoría parlamentaria, la posición en la que se encuentra un partido con mayoría absoluta es verdaderamente privilegiada para ejercer una manipulación efectiva sobre los ciudadanos. Durante las dos ultimas legislaturas de Felipe González la RTV española no emitió jamás un sólo programa en donde se analizara la creciente corrupción política, lo mismo ocurre con la TV andaluza sobre los numerosos casos de corrupción que ha presentado el régimen socialista durante 25 años. Y lo mismo se puede decir de la administración de Fraga en Galicia, de las actuaciones ultranacionalista de la TV vasca, la corrupción política en Baleares durante el gobierno del PP, la televisión valenciana, o de la posición ideológica de la TV catalana.

Curiosamente disponemos de leyes que prohíben la emisión de publicidad engañosa, pero no hay una ley que prohíba a un político que diga cuanto se le antoje en un mitin político

 

Existe escasa evidencia para pensar que nuestras decisiones sean el resultado de un proceso racional deliberativo que cuente con una evidencia que resulte políticamente neutral. Considerando el aparato tan formidable de propaganda que controla el Estado, nos convertimos en presas fáciles de una  manipulación que es la que moldea y determina nuestras preferencias. No tenemos la opinión que hemos podido contrastar de acuerdo a nuestro criterio y mediante la evidencia disponible, sino aquella en la que hemos sido instruidos.

Una vez que se ha propagado el mensaje ideológico, los ciudadanos literalmente no pueden contrarrestar la presión psicológica de los medios estatales de información. En los mítines políticos a la audiencia sólo le está permitido oír y aplaudir; ningún político en su sano juicio esperaría que hubiera entre el público alguien que lo fuera a rebatir lo que vaya a decir.

 

En la psicología social se estudia de qué manera los pensamientos, sentimientos y emociones de los individuos pueden ser influenciados por otras personas. Una investigación que pone particularmente de manifiesto la formación de nuestras actitudes. Los que tienen una formación filosófica excesivamente académica tienden a sobrevalorar el aspecto racional de las decisiones y de la formación de las creencias en las personas; como si la mayor parte de la gente que vive en una sociedad tuviera la tendencia a tomar decisiones o hacerse ideas o a justificar sus creencias siguiendo en líneas generales los procedimientos de la decisión racional o de la lógica practica.

En realidad ocurre lo contrario, la mayoría de las creencias, valores, actitudes que se encuentra detrás de nuestra percepción política no suelen responder a modelos altamente racionales, como los que se presenta en la teoría de la decisión racional.

 

Gracias a una hábil propaganda, bien organizada, que sepa capaz de utilizar efectivamente las técnicas de manipulación intelectual podemos odiar más a las personas porque se nos puede decir un sarta de estupideces basadas en los prejuicios más irracionales con el objeto de rebajarlas. Podemos además perder el respeto, incluso nuestra humanidad, si consiguen rebajas nuestras categorías morales. Es posible que no veamos el sufrimiento de los iraquíes o de los afganos como un sufrimiento humano, tan humano como creemos que es el nuestro. Si saben manipular nuestras emociones y miedos, es posible que nos conviertan en más cobardes, porque nos hagan temer sin motivos algunas cosas que en realidad no son para temerlas. Nos pueden llenar de prejuicios la cabeza, puede que repitiendo hasta la saciedad la misma cantinela acabemos comprando algo que en realidad no nos hace falta, pero que hará más rico al que lo vende y paga además el anuncio que nos idiotiza el juicio.

Entonces es probable que empezaremos a alimentar odios y miedos para que otros vivan a costa de nuestra estupidez y nuestra sumisión mental, y no seamos capaces de reaccionar, porque hayamos perdido nuestra capacidad de reaccionar y de ver las cosas por nosotros mismos y a creer con razones que sean racionales, o a no creer, si no las tenemos. El aspecto más alarmante de la manipulación intelectual que utiliza la propaganda política es que degrada las bases que sostienen nuestra racionalidad.

Compartir este post

Repost 0

Comentarios

Presentación

  • : El blog de franborg
  • El blog de franborg
  • : Articulos de Opiniòn, en ocasiones recopilados en la red y recombinados para que se adapten a mis necesidades de expresión.
  • Contacto

Malaak el Guru

¿Tu que dices?

El titulo del articulo no tiene relación con el contenido? 

  •  

    La ignorancia es atrevida.  ¿Hay alguien por hay que me pueda hacer mas prudente?

     

    ¿Consideras que estoy equivocado?

     

    El que tiene boca se equivoca.

     

    Rectificar es de sabios.

     

    Donde dije Diego quise decir Rodrigo

     

    ¿Consideras que te he faltado al respeto?  Mira dentro de ti si y lo ves todo claro te pido perdón.

     

    La mentira es fácil de encontrar  ¿Alguien sabe donde anda la verdad?

     

    Si estas de acuerdo en todo lo que digo debes  leer con más atención o que mi conciencia se ha apoderado de ti.

     

    ¿Si sabes tanto por que no me lo cuentas?

  •  

    El titulo del articulo no tiene relación con el contenido? 

     

    La ignorancia es atrevida.  ¿Hay alguien por hay que me pueda hacer mas prudente?

     

    ¿Consideras que estoy equivocado?

     

    El que tiene boca se equivoca.

     

    Rectificar es de sabios.

     

    Donde dije Diego quise decir Rodrigo

     

    ¿Consideras que te he faltado al respeto?  Mira dentro de ti si y lo ves todo claro te pido perdón.

     

    La mentira es fácil de encontrar  ¿Alguien sabe donde anda la verdad?

     

    Si estas de acuerdo en todo lo que digo debes  leer con más atención o que mi conciencia se ha apoderado de ti.

     

    ¿Si sabes tanto por que no me lo cuentas?

Lee la Kaaba.

Kaaba es un puzzle de artículos próximo al concepto de la noetica, expuestos de forma novelada. Es una guia espiritual para el nuevo ciclo cosmogonico que en breve empezara .

 

¿Tal Vez la base para una nueva religión?

 

El propósito de esta Escritura es renovar  revelaciones anteriores y restaurar la verdad, despertar la conciencia e iluminar la mente de los hombres.

De nuevo Dios se revela en la forma de un hombre corriente para enseñar a todos los hombres, instruidos y no instruidos, su auténtico mensaje.

Este Libro es único. Su orden y contenido no es comparable con nada antes escrito. La autenticidad de la revelación gradual de sus pasajes responden a los planes y la voluntad del Creador,

Kaaba (Ultima Edición

Mis Visitas

Locations of visitors to this page

interes

 

 

Contador de Visitas

Estadisticas